lunes, 13 de octubre de 2008

Sorprendente noticia

He recibido esta semana un misterioso sobre. Me ha llegado con un mensaje de la oficina de correos pidiendo disculpas, por haber permanecido extraviado en sus depósitos desde hace más de seis años. Debido a unas obras en la Oficina Central se traspapeló parte de la documentación allí conservada. Una nueva reforma ha permitido localizar ahora dos archivadores con material pendiente para envío, entre el que figuraba este sobre. En paralelo me indican las vías para solicitar una posible reclamación por daños, pero he decidido no cursarla.

El remitente es nada menos que Roberto Matta, el gran pintor surrealista chileno, al que conocí en París en el verano de 2002 gracias al contacto de la galerista Thessa Herold. Fue para mí toda una experiencia, pues soy un gran admirador de su obra. No pretendo presumir, pero quiero pensar que a él no le desagradó conocerme. Y que me recordaba lo prueba la misiva que cito. La carta tiene fecha de agosto de 2002, por lo que fue redactada y enviada por Matta sólo tres meses antes de morir. La redacción es exquisita, casi impropia de su forma de escribir habitual, más atropellada y original. Pero se ve que tenía interés por explicar claramente su propósito.

“Cher Moisés:
Recupero con esta carta nuestro contacto reciente, tan fructífero, pues recuerdo gratamente nuestra velada y la interesante conversación que mantuvimos. Espero que el grabado que te llevaste esté ya instalado en tu casa. Creo que hiciste una buena elección. La serie “Une saison en enfer”, inspirada por el maldito Rimbaud, es una de las que estoy más orgulloso. Disfrútalo, yo me siento honrado de que lo tengas. Te escribo porque quizás me puedas ayudar en una tarea que me obsesiona. Intento localizar a un tal Black o Blacki Barrows, un músico que descubrí en París y que me dicen que ahora puede residir en España, y creo que por la zona donde me dijiste que vivías. No he podido localizarlo a través de la información telefónica y postal. No te engaño, cumplo ya los 90 y te confesaré que últimamente las enfermedades me van ganando, y antes de que suceda lo inevitable estoy intentando saldar cuentas pendientes o recuperar cosas y personas que marcaron mi pasado.
Le conocí debió ser por 1983 o 1984 en una actuación en un pequeño local parisino en la zona de Montmartre. A pesar de su juventud, su interpretación y el virtuosismo con el instrumento me impactaron sobremanera. El repertorio era sorprendentemente variado e incluía piezas de tango y otros ritmos de mi América que yo conocía bien. Pero no sólo me marcó su música, sino las presentaciones que hacía de los temas, en las que vertía palabras comprimidas, o mezcla de varios vocablos e idiomas, una práctica que yo vengo realizando con asiduidad en muchas de mis series y cuadros, como sabrás. (*). No consideré oportuno hablar con él tras la actuación, pues ví que se retiraba rápido, quizás para ir a algún otro local. Pero me arrepentí de no hacerlo, pues pronto partí de París a Tarquinia y ya no tuve oportunidad de reencontrarlo. Inspirado por aquella fantástica actuación realicé un grabado, que incorporé a mi serie “Bachanal” de 1984 y que supongo conocerás, pues demostrabas un buen conocimiento de mis obras. A pesar de los años mantengo vivo su recuerdo y me gustaría transmitirle mi admiración. Si sabes algo que me pueda ayudar, comunícamelo. Je vous embrasse. Roberto.”

(*) El asterisco es mío. Es verdad lo de los títulos de los cuadros y series. A título de ejemplo, véanse: “Hom´mère”, “L´eautre”, “Chaosmos”, “Ergonautes”, “Le verbo hommerica”, "Oceâme", “Crucifixhim”, “Yoniverso”, "Violetación", “La preguntortura”, "Giornámbulo", “Los destacagados”…


He podido localizar la imagen que cita por un libro que recoge toda su obra gráfica y es la que reproduzco. Blas, no hay duda de que el violinista al que alude se trata de ti, aunque no sabía que ya entonces usaras este seudónimo. Lamentablemente las circunstancias han impedido que os conocierais, pero debes sentirte orgulloso, pues era toda una figura. Lo que son las cosas. Tu bohemia y fecunda trayectoria no deja de darnos sorpresas. Creo que a través de la galería de Thessa quizás podría ponerte en contacto con la viuda o sus hijos, que son también artistas. Espero que la noticia te cautive tanto como a mí. Abrazos.

1 comentario:

Blaki dijo...

Flipante y totalmente credibile!!
Pajo inspiración..!!!
al ataaaakeeeerrrrrrr...!!!
viva - viva Y muchos hurras..!!!!
la nave váaaaaaaaaaáaaaaa...!!!!