miércoles, 28 de octubre de 2009

Mnavegançia 201 - La "po-CI" o esquemática-compositiva












































































































































































Mnavegançia 201 - La op. CI
Bigdro nº 1 - Parca en palabras...buenas sensaciones. Aparecen los bichos cuando ya he guardao
la Holly-MPU en la talega sttancca.
video

Bigdro nº 2 - Fíbula de Jierro con óxido crepuscular


video

Bigdro nº 3 - Arribada nocturna por tajamar


video

Algunos daguerros del Homenaje a Pedro en la recámara










Quiso el destino que Pedro fuera testigo del encuentro fortuito a finales de los ochenta entre Eulalio, Mossesba y Vladimiro en la ya mítica Sala DT.
Después, otra década sin vernos.
Hablamos de éste hecho en antiguas intros, croque, con esquema y plano del mismo.
Expongo aquí las únicas fotos que me dio tiempo de hacer, pues la vorágine del acontecimiento y la de peña asistente con la que deparamos en conversaciones, recuerdos, cánticos cavecanos que los hubo a porrillo, me impidió hechar más afotaciones.
Hubo muchos grupos que actuaron:
Apretacroquetas, El Budi, el Antolín, un grupo de rockeras, una cantante de blues, Interfectos, Cría Cuervos, Thing of Lizzy, Bucéfalo...
El Carlino reiteró que ésta sería la primera vez en todas las Cavecanias que se le rendía homenaje a un portero de discoteca.
Verdaderamente emocionante.

lunes, 26 de octubre de 2009

Bigdro dell Bogavant

video

Mañana metemos jplicaçoes, que saze tarde.

Viá vel-lho, caún no me parão a éddio.

Banjud - Apéndice a "Relor d,um seréio" op. cit. Edición en Calbhe 2009

Fig. 00 : Banjud recién parido
Fig. 1 : Estreno y ejecución performántica

Fig. 2: Diseño de camiseta oficial almaridí.
Extracto referencial en texto (objeto de errata)

Tríptico confirmativo de que el tabularpista de una formación tamién tañe el banjo arábigo.

El banjud en el harén del té

O como explicar lo futesco o putañesco de sostener una teoría sobre supuestos crasamente erróneos.
Morróme o muríme de felicidad al hallar los tres elementos, via internet, que ecuacionalmente resolvieran la veracidad histórica del banjud.
Busqué anodinamente frases, libros, prospectos, trípticos que me convencieran de que el nuevo instrumento musical no era invención mantérica, sino que su sustentación estaba ya servida en documentaciones anexas y palimpsestos arcaicos.
Pasáonsed-l-lhá años, quiza lustros desde el acalorado encuentro con Eulalio en el Kaviar Kaspia de la place de la Madaleine.
Para un certero arbitraje era imprescindible que la próscima vez se contara con la asistencia del bibliotecónomo cipango-jordano Mossesba San.
Qué mejor ocasión para poner sobre la mesa el manuscrito de Reloj d,um seréio, ampliado y corregido al calbhe, lleno de expresiones vivas pese al carácter soez de muchas de ellas. Estaban en la calle y de ahí a la literatura cavecana, como ha de ser menester, sin conculcarlas.
Mal guiado por los avatares informáticos y los motores de búsqueda artificiosa empeñéme en performar un viejo banjo, regalo de un egregio mnorbense de Minnesota, hijo y nieto de bluesman,s en un ud o sitar.
Buscar un sonido más metálico y glissándico al estilo de los udes calabaceros persas.
Encontré un pdf, servido en bandeja, en el que creí sustentar los cimientos históricos del banjud.
En una lectura rápida y somera del mismo, solamente del enunciado línkico se hallaba inserta la solución a mis pesquisas:
Los trabajadores árabes de la diáspora parisina, y en concreto de Tours, onde recaí tras el encuentro pristino con Lalo, pasaban sus horas muertas en los balnearios y termas, entre charlas conspiratorias y a falta de údes, el sonido arabigado del banjo.
Como si se tratara de la frase de P. Warrior “si no hay vino con cerveza brindamos”, el banjo, y estamos en 1967 según la autora de ésta novela en PDF, era el instrumento que sonaba en harenes paupérrimos y baños turco-argelinos.
Era el documento que ansiaba, díjose Vladimiro, y sin más encaminóse a su construcción y performación.
Eso, o ir a Persia, a Khakastrán o a Belice a gastarse los cuartos en uno de luthier.

Subtitulo el pasaje “El banjud en el harén del té” entroncando la lutheria cavecana con tres flines, tres, que parecían allanar el camino de la glissandez más údica:

Le té au harem d,Arquímedes, El camello que llora y Les silances de palais.
Tomados no para henchir una poliintroitación sino para relacionar taxativamente la performancia plástico-artística.

Confirmación a posteriori de la crasación errolflinar:

Al poco de leer la novela sin hallar ni rastro de la referencia al banjud víme en la texitura de releerla, ésta vez sin saltarme todas y cada una de las glosas al margen.
Una tercera lectura no fue suficiente.
Exasperado y confundido leí letra a letra el largo texto de finales de los XX, y mottu asterisco, hallé el summun del errol gafarral:
¡Qué chasco!
Ahí no hablaba nada de banjos.
¿Hacia qué abismos nos arrastran los motores Jonson o Envirude de búsqueda pixelar?
Con el invento llevado a fase terminal era quasi utópica la marcha atrás.
En la fig. 2 anexa hallé un segundo apósito donde conjeturar la performance, en estado ya, como dijimos, terminal. Era el único argumento veraz que nos quedaba tras la desfechura del primer supuesto que tan literario se nos mostraba.
Un tríptico de un concierto en que el tabularpista toca tamién el banjo se alzaba como único antecedente de la innovadora contrucción luthiérica en pos de un amejoramiento asaz orientalizante de la causa cordofónica almaridí.





Pixelografía jurisconsultada:




http://www.atlalmusic.net/www3_000005.htm

1. [PDF]
París en 1967: un premio Fémina que hablaba de racismo
Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat - Vista rápidacasbah hace referencia al banjo árabe de París; ham,nan¡ a los baños argelinos; el grito del muezzin dice elbi el-bí; Hawa, que significa Eva, ...dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=818415&orden... - Similaresde JMV CEREZO - Las 5 versiones

1. PDF]
tflïROfcyyfl
Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat - Vista rápidaEsta música arabigoandaluza de la escuela de Sevilla, tan festiva, nos recuerda el pasado árabe. Oiremos e! laúd, ei violin, la darbuka, el bajo, eí banjo y ...ceplaspalmas.com/lp1/images/.../m%FAsicas%20del%20magreb.pdf


sábado, 24 de octubre de 2009

Núña se ablanda. Hechos verídicos.

Bueno, compañeros, no quería decir nada hasta tanto no tuviera en mis manos algo concreto. Así pues, allá va:

El día del concierto de
O’Carolan, quiso el hado que vislumbrara a Nuña entre el público asistente. Convencido de que, ante tanta gente, no se atrevería a agredirme, acerquéme a ella y saludéla. “Tú”, respondióme. Parecióme que mascullaba, dirigiéndose a sus acompañantes: “Os dije que no viniéramos aquí, que son amigos suyos!!” Sin desanimarme, traté de establecer conversación tendente a averiguar qué planes tenía para un futuro inmediato, las horas siguientes. Comentóme que, nada más finalizar el concierto tenían previsto montarse en un vehículo de motor e irse a meditar a la sierra de Albarracín. Y que no, no había sitio para mí en el coche. Y que no, que no cogiera el mío, que no había sitio en la casa rural. Y que no, no había sitio donde acampar. Y que no, no sabía exactamente qué pueblo era. Es más, dudaban entre irse a la sierra de Albarracín o a Ámsterdam o a Kenia, al cráter del Ngorongoro.
Esta última opción hízome percibir que Nuña, con su habitual sutileza cuando hay espectadores, me comunicaba que no deseaba mi compañía: efectivamente, el cráter del Ngorongoro está en Tanzania, como no se nos escapa a todos los que veíamos Félix, el amigo de los animales. Es más, sospeché que únicamente se trataba de una excusa para darme esquinazo.
Fue entonces cuando me volví para grabar a los Ó Carolan, con la noble finalidad de compartir su música en La Tabla.
Ni que decir tiene que, a mi vuelta, Nuña y su séquito habían desaparecido.

Al cabo de un rato, encontrándome en
La Campana de los Perdidos, departiendo amigablemente con los Ó Carolan y trasegando vehementemente unos Absolut con tónica, observé que una esbelta figura se encaminaba a la puerta, procurando ocultar su rostro (el rostro de la esbelta figura, no el de la puerta).
Interceptéla (marinera)
-Tú cómo cóñoyá has sabido que estábamos aquí? Nos has seguido?
-Cómo se te ocurre, Nuña!! Es que es mi garito preferido!.
-Y permiten la entrada a un tío de tu calaña?, añadió inmisericorde.
Afortunadamente, en aquel momento, apercibióse de que me encontraba con miembros del grupo que acababa de triunfar en la plaza de San Celipe. Jesús y Susana apoyaban amigablemente su mano en mi hombro. Miguel Ángel y Elena sonreían. Dicha circunstancia (unida, supongo, a la previa ingesta de alguno de los yintonis que elabora Rodo, el moralo) tuvo la virtud de dulcificar un tanto su gesto adusto.
Tras unos instantes de reflexión díjome:
-Puede que, a la postre, no seas tan importuno, pelma, insoportable, insufrible, inaguantable, molesto, fastidioso, cargante, pesado, latoso, irritante, empachoso. Tan coñazo, vaya. Otros vendrán que bueno te harán, dictamina la sabiduría popular.
Refirióme, luego, que, para su desgracia, debido al ingente trabajo que suponía el palimpsesto, le habían enviado una ayudante que no hacía sino entorpecerla.
-Pierde los textos, los traduce erróneamente, los envía a quien no debe, se da de baja o de alta cuando peor me viene. Me está volviendo loca, Paco. Hasta preferiría trabajar contigo.
No obstante, acobardada por la luz que iluminaba mi rostro, puso punto final a la conversación:
-Si nos permites largarnos en paz y no nos sigues, te enviaré algo que no dejará de complacerte.

...

Escribo esto tras abrir el correo y ver que hay un mensaje de Nuña

-Supongo que tiene alguna relación con el hallazgo del que habláis en tu blog. Lo había extraviado mi ayudante.

(Creo que se refiere a ese intro de Habbo en que había una foto dun tío con el cránedo perforao, pero es que no lo encuentro).


Las aventuras que refieren los cavecanos cuando, tras el comienzo de la diáspora, regresan eventualmente a su domus, nos hacen albergar un fuerte deseo de acompañarlos. Hasta ahora nos disuaden dos circunstancias: Por un lado, esa diosa Arremphe, a la que es preciso encomendarse, nos provoca pavor. Por otro, el hecho de ser desertores nos hace temer un encuentro no deseado con alguna romana patrulla, que nos situaría en el circo, devorados por los leones.
Sin embargo, nos causa regocijo un hecho: parece ser que en las universitates están aprendiendo, de verdad, a hablar latín. Incluso han afirmado tener un instructor llamado Caesar. Si consiguen, como pretenden, hablar, siquiera chapurrear, la lengua del imperio, conseguiremos de nuevo comunicarnos con ellos fluidamente. En efecto, desde que falleció Plexiglás, nos resulta difícil comprender ese batiburrillo con el que se comunican. Ese calbhe que llaman, y que sólo Plexiglás alcanzaba a dominar. Se me humedecen los ojos al rememorar el día que nos dejó: partió a dar un paseo con Dufoie y Priest, durante el cual éste último se empeñó en explicarle afinaciones posibles para la tabularpa, al tiempo que Dufoie empuñaba una tabularpa-bajo similar a la inventada por Habbi Zhydd y tañía sin cesar. Cuando pudo liberarse de ellos, había perdido su fe en la raza humana, y utilizó un estilete contra su propia sien .

-Esta parte, continúa Nuña, debe de ser el comienzo de un texto más largo en que hablan de la diáspora cavecana. Aún no puedo proporcionarte lo que falta: ya te contaré. Eso sí, si dejas de seguirme y de darme el coñazo. O también si consigues alejar de mí a esa ayudante que me han enculao.

...

Os mantendré informados.

martes, 20 de octubre de 2009

Dulzaineros del Bajo Aragón Big Band

Subo esto antes de que se me pase larró.

Fue el domingo pasado. La idea partió, como tantas otras, de Fernando: Dulzaineros con la banda de Magallón. Los arreglos los hizo Rubén Navarro, que es el que toca el saxo. También participaron algunos miembros de los gaiteros de Tudela.
Sabía que sonaría bien, pero no imaginaba que sonaría TAN BIEN.
Mi pobre Nikon no da fe del sonido, pero os podéis hacer una idea.
Vi a Olga, Virginia y Jesús Rubio por allí bailando como descosidos, pero la masa del público impidióme inmortalizarlos.





video

video

video

A ver cuando me compro una cámara de verdad, para estos evénetos

lunes, 19 de octubre de 2009

Mnavegançia 200 ( la CC ) - Continuación ( y 3 ) Más daguerros y flines

Consultando Loja la Grand Rhuta en el moderno puerto deportivo de Cheles.
La cartografía vigesimonónica del saco estanco vládico no comtemplaba ni por asomo la inundación que se le venía encima.
La mitad de los sitios se encontraban más bajo el hábua que La Alfonsina.
Al igual que Moura y Mourao un nombre mu al-maridí, pos no en vano dos temas del actual repertorio, uno chaabi y otro contemporaño, comienzan:

"Chele, lei leile" en el supuesto de chaabi y Chelei n,lei n,lei" en el contemporación.












-"Estoy común choto..." , paije elucubrar el V. Mantero.




Aprofeitando, como lor lagarto, los últimos rescoldos del Lorentzzo otoñal...
De vuelta a Puerto Palangar, con lojetivo della Holly-MPU más manchao cum galão ( café con mogollón de leite, hastal filo.
Bigdro 3
video

bigdro 4



video