viernes, 31 de julio de 2009

Hallazgo y pernoctación en Cráter Sacro-Esmeraldo - Novela cávica 2

Vimos en el Gúguel ésta orografía y ráudos osamos investigar.



¡Siluros, serafines, blasbases, percasoles de agua de sodio en Eastmancolor!



La visita inesperada de los universicónios azules que venégan a bb´. Imágenes inéditas infrarrojo-masón:


Flin - Episodio Dor - "Un cráte cutre jazío con un catre y un cúter"

video

Novela de La Cavecania en munieckos animosos. Episodio One: La Partida
















Flin : Novela Cávica - Episode One - La Partida

video

Mecánica Celeste: Luna de antezaddil-ler





Secuencia de la Luna de Cavecania en tres tomas espaciadas realizadas con Telescopio Bresser + Olympus, prolegómeno o presentación de lo que va a ser la Novela Cávica que se comienza a emitir hoy mismo por éste Canal.

jueves, 30 de julio de 2009

Crónicas de la Cavecania reciente. Aventuras y desventuras en el paraíso andalusí


Una familia cavecana ha dirigido sus pasos hacia el sur peninsular, en busca de un merecido descanso y un escapismo a la dura actividad laboral.
Escoge para ello uno de esos paraísos en los que durante un cierto tiempo te facilitan cobijo, comida y atenciones a cambio de una sin duda excesiva remuneración económica.
El lugar dista bastante del ámbito geográfico cavecano, pero parecía merecer la pena recorrer tan larga distancia para disfrutar del mar y la playa, desconectando temporalmente del rudo y extremo estío extremenio.

A la llegada tuvieron noticias de que el recinto había contado con visitantes ilustres. En cierta ocasión residió allí el mismísimo Marcel Duchamp, quien, satisfecho por el trato recibido, donó al local una macroversión de su conocido “botellero”, convertido por voluntad del autor en una auténtica creación artística.

Coincidiendo con su estancia identificaron en habitación casi contigua al eximio boxeador Xavier Castil lejos, quien lejos de destacar por su valor y hombría, demostró ser un auténtico cagueta al enfrentarse con las embravecidas olas marinas.


El marco incomparable toma forma de casitas individuales pintadas con vivos colores y organizadas como un típical pueblo andalusí. Aunque podría pensarse que la idea roza el límite del buen gusto, se aprecia un curre por parte del arquitecto que demuestra una gran variedad de soluciones y un buen hacer en el diseño.


Las viviendas están rodeadas por un auténtico vergel, fruto de una sofisticada ars topiaria, rica en especies, formas y tamaños.














Los ocupantes y visitantes asisten a infinitas combinaciones de colores, propias del más sofisticado jardín botánico.


















Tal es la sensación que puede escucharse de fondo musical al gran Silvio cantando aquello de: “Mi casa ha sido tomada por las flores…”



















Hermosos ejemplares florales destacan en el conjunto, iluminados por el intenso sol veraniego.




El discurrir de los días acaecía tranquilo. Relajantes baños en idílicas piscinas de cálidas aguas y pobladas de palmeras.


Sol, mar, arena, playa.


Las prolongadas horas de ocio permitieron elaborar no sólo sencillos castillitos de arena sino la compleja recreación de urbes de sabor añejo, rememorativas de la Cavecania oriental antigua.






Pero la idílica estancia comenzó a experimentar cambios inquietantes. Extrañas circunstancias fueron surgiendo poco a poco ante el estupor de los inquilinos. Las plantas empezaron a sufrir singulares cambios e hibridaciones.


Y un brusco cambio climático fue transformando el florido vergel en un paraje de carácter casi desértico.



Un amplio espectro de cáctus y formas puntiagudas y urticantes poblaron progresivamente los antaño verdes y floridos espacios de recreo. Algunas de estas formas parecían tomar vida propia y movimiento, atacando a los viandantes con sus afiladas proyecciones.



Algunos aguerridos humanos osaron enfrentarse a los vegetales con todo tipo de herramientas y utensilios, consiguiendo seccionar algunas de sus extremidades.



















Pero éstos reaccionaban creando con inusual rapidez nuevos frutos para reproducirse y ocupar nuevos espacios.



Se desconoce si fue una fuerza de origen sobrenatural o extraterrestre la que comenzó además a producir en estos seres insólitas mutaciones.




Las más llamativas transformaciones incidían en la adopción de formas fálicas.
Este espécimen, transmutado en falo purulento y con un único apéndice esférico era conocido por los más allegados como “Su Excelencia”.



Este otro consiguió por el contrario un inusual desarrollo periférico.


Un nuevo ejemplar fue captado en esta imagen en pleno proceso de metamorfosis.




Pero éste es el que actuaba como el auténtico líder, ya que su condición de hermafrodita le permitía un dominio absoluto e incuestionado sobre los miembros masculinos y femeninos del grupo.




Por si esto fuera poco, el otro lugar principal de esparcimiento para los inocentes turistas sufrió igualmente una terrible agresión. Un ataque de medusas asesinas asoló la costa. Y aunque después de un cierto tiempo emigraron hacia zonas más cálidas para extender su dominio, su presencia mermó considerablemente la población humana.




Hasta las aparentemente inofensivas especies animales guardadas en el recinto parecían adoptar actitudes amenazantes.




Pero aún había algo peor. Los personajes que habitaban las fuentes decorativas para los tiernos infantes cobraron vida y tramaron crueles venganzas hacia quienes los habían creado y sometido a una permanente petrificación.













Entre sus componentes más activos figuraban el terrible bombero rojo, bien pertrechado con uniforme y armas, y la ratita presumida, que martirizaba a sus enemigos con insoportables frases cursis.


Pero quien se convirtió en jefe fue el enanito Cascarrabias, al frente del "Comando de fuerzas enanas militarizadas".



Ante esa agrupación imparable de fuerzas adversas los humanos fueron finalmente sojuzgados. Permanecían confinados en sus habitaciones, o bien en laberínticos campos de concentración debidamente vallados. De ellos los sacaban cada cierto tiempo para ser sometidos a las más infames torturas.



Porque los crueles rebeldes idearon sofisticados mecanismos para aterrorizar a los más pequeños.



Y crearon también para los adultos implacables máquinas, inspiradas por los diseños de tortura más tradicionales: torniquetes, cubas para inmersiones y tenazas de todo tipo y tamaño.





Un reducido grupo de supervivientes humanos consiguió escapar al terror implantado por tan siniestros guerreros. Instalaron su cuartel general en este recogido local junto a la playa. Con gran astucia practicaban la guerra de guerrillas, aunque sus escaramuzas resultaban insuficientes.
Había que encontrar una solución eficaz para la liberación defnitiva, y fue la Familia San quien formuló la mejor idea.


Con la excusa de una rendición sin condiciones, consiguieron concentrar al ejército enemigo en un solo punto y por sorpresa revelaron su arma secreta: la llegada de un grupo de flamenco que se arrancó a cantar y bailar y cuyos tremendos alaridos hicieron huir despavoridos a los terribles invasores.


La calma volvió al idílico paraíso y la ejemplar y valiente familia pudo regresar a su lugar de origen.
Su gran sorpresa fue comprobar que ningún medio de comunicación se había hecho eco de tan insólitos sucesos.

Por ello, esta exclusiva para “La Tabla del Jamón” se convierte en el único y veraz testimonio de tan intenso y emocionante periplo vacacional.