miércoles, 6 de agosto de 2008

Silvio siempre


En el verano del 79 yo estaba en el pueblo de mi padre (Puente del Congosto), cuando vi aparecer  el invencible Dyane 6. En él viajaban Fernando, Blas, Pedro y otro chico que resultó ser el hermano de Fernando. Pasamos la tarde como siempre: cantando, charlando. Aquel día comprendí definitivamente la teoría de la relatividad, observando el tamaño que podía llegar a tener, en la concepción del Sardiña, una rodaja de chorizo. Me dejaron una cinta Basf (de las naranja) con el disco “Mujeres”, de Silvio.

“Y nada más” formó parte durante años del repertorio cavecanino. No he podido reparar los tirones que da la cinta. Pido humildemente perdón por mi torpeza con Bias Peak.

video

5 comentarios:

Ken dijo...

Mendonça, el africano, afirmóme, durante el primer cónclave cavecano, que él también formaba parte de la expedición dyannesca-congosteña

Blach Barroço dijo...

Pero..
¿Esta intor no tenía cosmes?
Qué tiempos jóvenes y que encuentro el que relata Ken Vidia !!

Si nueso Lalo inmenso enciende la llama de la dulce muchiachia tíriste el rayuelismo tabular es infinito, tal cual es la ánima cavecana.

Blach Barroço dijo...

Nuesa pontonería congostal ilumina las veredas nocturnas desde el Pico del Moro de Almanzor a Puente del Congosto, Ítaca discográfica de los gayumbaris.

Ken dijo...

Eran aqueddios tiénepos encaún no le dábamos febrilmente al comment.

Ken dijo...

Dlló lo werto A B porque le subío el enlace a Tenti en el feibu