jueves, 15 de enero de 2009

Mesopotamia

Os paso la traducción de artículo del que os hablaba. Me he informado sobre el profesor Dan Dolabara y parece ser que goza de un prestigio unánime entre los especialistas del tema (excepción hecha de los que no están de acuerdo con él, que son legión).




Es un hecho que las investigaciones sobre la antigua Mesopotamia han entrado en una nueva fase. En efecto, los indiscriminados bombardeos sobre esta zona han provocado, aparte de los daños evidentes, el descubrimiento de ciertas tablillas que se hallaban enterradas en las proximidades del zigurat de Uruk. Están escritas en una variante de la escritura cuneiforme, que hemos denominado, por razones que no hacen al caso, “escritura coñiforme”. En ellas se menciona la visita que a esta región hicieron miembros de un pueblo prerromano, que debió de habitar en la península ibérica, hasta ahora desconocido: los cavecanos.

Las indicaciones que se nos dan sobre ellos son escasas, pero de enorme importancia.

El motivo de su largo y peligroso viaje es poco verosímil y no es de descartar que se trate de una interpretación mitológica de hechos reales: Un buen día, uno de ellos, Vlasvarr O’So, embarcó en una canoa y, con la única ayuda de sus poderosos brazos, se echó a la mar. Sus compañeros y amigos, entre los que se contaban los avezados marinos Fer-Nand O’Czarding, Kamp U’Rrian y Masseg O’Sa, temiendo por su vida, decidieron fletar una nao para acompañarlo. Mas su empuje era tal que no consiguieron darle alcance antes de que arribara a la costa este del Mediterráneo. Una vez allí, resolvieron explorar los territorios. Explican la facilidad con que llevaron a cabo el largo viaje por tierra diciendo que invocaron a una de sus diosas, llamada Arremphe.

Este último punto es de una trascendencia extrema, puesto que constituye la base de la mutua influencia entre las mitologías cavecana y sumeria:

-       Es más que probable que el dios Sin proceda del Shinto (神道) japonés. Este culto habría sido introducido por uno de los navegantes gaeioumb.

-       Los visitantes adoptaron la diosa Enil, transformando el nombre en Etil, que luego devendría Aetilia.

-       Al tener conocimiento de la epopeya de Gilgamés, un cavecano creó el verso “Intrépido y gentil era Gilgameeeeees” que incorporaron sin dilación a uno de sus cantos religiosos. Otro verso augura nuevos viajes "nos vamos pa Brasil, falbando en calveeee"

 

El texto aún no ha sido estudiado en su integridad, por lo cual todo esto no puede ser considerado de otro modo que como hipótesis. No obstante, es preciso señalar la posibilidad de que el término sumerio "Sar", que significa rey (sar babi ilu "rey de Babilonia"), proceda del apellido de un cavecano ilustre. Hay incluso quien imagina que el propio nombre de la ciudad provenga del apodo de otro cavecano: no olvidemos que en algunos documentos se la denomina "Bubi Ilu"

8 comentarios:

Blaki dijo...

Sublimes páginas con buena armadura y lenguaje epopéico nárrito-xpeditivo.

Un regalo para cualquier inteligencia sana que no vaya a cortar y pegar a la deriva, sans sense, con unas improvisaciones ab absurdum (recordemos lo que Karl Pincho recriminóme en la tapatetería de la coincidación)...


Éste es el alimento que necesita la Tabla.

Reinvención de la Linguística y la Semántica a cargo del ilustrado Fco. Boholhino, alpiste para una web hirsuta llena de comercio y publicidad.

Un abrazo desde éstas tranquilas tierras al pueblo palestino.


Denunciemos desde aquí la puta guerra sucia en el Mediterráneo oriental, es decir,, aquí al lado.


Por el VIII Ars de la Cavevlhóggia..!!!

Blaki dijo...

Voy pal embarcadero..sus luego nor vemos.

Blaki dijo...

Ma gustao mucho ésta nw. intro.
Luego me la leo tres veces más.
Ahora, a navegar los tíos skimos..!!!

Paco dijo...

Pos yo creo que lo del copiar y pegar también tiene su ciencia y su arte. Que no tolmundo vale, vaya

Moisés dijo...

Cagüen Soria. Había escrito comment pero me lo ha borrado el parato al ir a meterlo y ha desaparecido. Venía a decir algo así:
Fenómeno, Paquinho, como siempre. Cuando cité el tema asín como de pasada no pensé que ibas a entrar al trapo para retomarlo y elevarlo a excelsas cimas. Mu bien llevao. Mu bien introducidos los personajes. Musho humor parabólico o parablóguico.
Abriendo fronteras. La suerte de esta movida es que nos podemos inventar las cosas y resultan hasta creíbles. Insospechados vericuetos.
A mí me queda algún fleco, o mejor flequillo, pseudohistórico por introitar, que ya veré cuándo puedo pues nostá cabao.
Pero por fénómeno naniana meto algo que te traerá buen rollo y que te va dedicao. Abrazos.

Blaki dijo...

Ahora mismo estaba pensando:

Ya verás cuando lea ésto Moisación,,y en efecto..abro y veo.

Cuando nos veamos y estemos tomando una caña en bar calqueira de la Cavecania Extensa no vamos a saber qué era lo real y qué lo fantástico.

Mejor.

Viva la imaginación creadora.
Vivan las nobles páginas de estylo eulalo-bollínicas.
Supremas las aportaciones sánikas.
Así si se hace una obra común bioblóggica.

Felicitaciones a ambos emitiendo desde el medio del torbellino guadianero a su paso por Cantarrana.

Paco dijo...

Creo haber encontrado rastros de estos cultos en mi infancia de Milioburgo:
Los padres solían emplear la frase "Como me quite el Shinto te vas a enterar" para meter en vereda a los hijos díscolos. Supongo que aludían al hecho de abandonar la contención y mesura que propugna el sintoísmo.
Las madres, en la misma situación, empleaban el conjuro "Que me quito la Zapatilla", que supongo deriva del culto a Zeppa.

Moisés dijo...

Retomando el inmediato hilo mafaldero, habrás de recordar el poder de persuasión que la zapatilla tenía en manos de los padres de Manolito. Objeto pues que ha pervivido como símbolo hasta tiempos recientes. Si es que el mundo es un moquero...
eso sí, lleno de mocos.