lunes, 9 de noviembre de 2009

Mnavegançia 203 - La Ola Perfecta - The Absolute Wave



























MNAV. 203 - Flin

Mnavegançia 203 – La Ola Perfecta – The Absolute Wave

Quizá ni daguerrotines daguerrotanes a la vera vera de San Jones ni bigdros coaxiales
Puedan milpalabrear la apasionada singladura hoyezna.
El gris brillante de las hábuas a sotavento tornáronse de verdor apagado y a ratos tenebroso bistre cuando Eneas azotólas sin remisión.
Así fuertemente la pala y echéme al Guadianilla pues Lorenzo ocultábase entre cúmulos sobre Arroyo Santo Servando augurando nuevos soplidos en la umbría.
Paleé alegre y sosegado hasta entroncar en ascenso con el gran río.
Una muchacha leía un libro en el cabo más septentrional de la isla.
Cuidéme en éste trecho de no batir el remo sobre pequeños islotes algalinos endurecidos como el esparto, trampa mortal de serpenteantes enredaderas de zarzamora.
La corriente en la intersección del Anas y su vástaga Anillas era inusitada.
El oleaje medíase en tres y cuatro cuartas.
La capa de huracán escalofriante que cubría el gran caudal erizaba vellos, pellos, mellos, cuellos e incluso a algún erizo que anduviera padel-lhí.
La noche anterior me probé el neopreno para comprobar si se había estirado una mijina tras haberlo sometido a una presión de 500 potaedros por cm3 – lo engordé durante cuatro días con tres sacos de dormir, 8 pantalones, 7 gerséles, 5 toallas, 3 chándales ándale y ándale, toma que daca, 2 cortinas, una falda gorda de camilla, 8 gayumbos, 14 camisas, 16 camisetas…, y cerré la cremallera.

No le hice ningún daguerro, pero…
A pique de reventar. Lo senté en el sillón-cama. Allí se quedó henchido como un michelin y tentado estuve de montarlo en la shirawa.
Pos como dil-lhá digo me lo probé y…
Leche migá..!!
El nwprén es el newprén, parafraseando a Helenio Herrera, HH, el furgos es erl foorgueau. Tié memoria y me sigue quedando ajustao de cojone.
De Chone, de sisa , de axila, de cuéddio…
Joé, cágobbio.
Entran ganas de meterle la tijera y cortá de aquí, dallí, de paquí, entresacar de padell-lhí…pero me contengo.

Hoy cacía frío de wóx hube quechar mano de un impermeable finito y de unos pololos de albañil pluvial para lanzarme al hurricane.

Los remolinos, los rabos de nube, los repiones voludos, los trompos espirales, los tornados de Guisseppe Tornatore, las barreras algalinas, sucedíanse sin tregua en alta ribera y empujábame la ventisca en dirección Este-Sureste contra los peñascos poblados de ateridos alcotanes negros como los cojones dum gril-lho.
Aún con ciertas molestias en la zona supra co-axilar debido al padecimiento de una artrosis reumatoide por causas sillón-bólicas usé más maña magnoburguesa que força cava y, sumergiendo la pala por el flanco de estribor haciendo las veces de timón y orza
Enderecé el rumbo hacia la costa del Yúyu, donde el hipotálamo me aconsejó que anclásemos la nao para habituallarse o avituayarse o habitual-lharse.
No me concedí ese lujo y paleé y paleé a lomos de olas resbalizas hasta el juncal de los cigoñinos, que ésta vez lo había ocupado una familia de garzas reales.
Como siempre, intenté daguerrotiparlas, pero al más mínimo conato de desabrocharme el faldón la paloma torcaz avisaba al ánade, el ánade a la garcilla, la garcilla al galápago y en una sucesión de chivatazos las zancudas salían por alas hasta su campamento base, allá por el land de las nutrias ánicas.
Alcanzada la milla 12,350 abría Vladi Mantero la caja de pandora hecha bolsa estanca que contenía el papeo benedicto.
Momento sublime en que constaté quel rebujo contenía tamién pipas peladas.
Me supo sabroso el primer buche de mortero.
Al segundo me invadieron sabores compartidos en mesa plegable a filete empanao, tortilla, gazpacho y es que tó no podía ser.
Con gran esfuerzo terminé la bolsa de Churruca o de la marca que fuere y autoconvenciéndome de que debía de hacerlo para reponer energías.
Le metí un pajo trago a la cantimplora y recogí del casco de la nao y de los entresijos del faldón yn par de kikos y tres pipas peladas, que de inmediato ofrecí a una carpa a la que tampoco pude agarrotipar, pero que como noble delfín habíame acompasado durante ésta primera parte de la travesía huracanada.

Pero…¿Y la Ola Perfecta? – se preguntará el lector o suscriptor
Mas…¿Where ist The Absolute Wave? – albionarán desde la Commonwealth.

Los cúmulos metamorfoseábanse en cirros, los nimbos en estratos, los estratos en extractos de humo.
La Holly-MPU comenzaba a hacer hábuas a causa de tanta salpicadura.
La puse en bolsa seca y diaponíme a remar again.
Al comienzo de la olida ése jumillo parecióme hasta agradable, recordándome el episodio de Escrito en sucio onde en el cortijo de Van Khario y Dam Grime donde
Secuestraron a las Thiorvas y Lalo y Mossesba llegaron en diligencia para realizar pesquisas y recopilar informes y documentación coaxial.
El olor a chotuno, cabruno, montuno, zorruno tan entrañable de los lares cavecanos, perfumados y santiguados a Motherna, Kaprocanae, Hoedenia.
Humo de restos de pestorejo.
Jumo de corteza de queso carbonizada.
L,ummo de rastrojo, de perejil, de romero, dalviyota.

Mas…espejismo habuoso.
El lumo se jazía cada vez más pertinaz, montaraz, pertegaz, asaz.
Temí marearme ante la constante inhalación.
Entre trescientas inverosímiles formas de nubes localicé el foco de jumarraco.
Provenía de una lejana zona del Políngano Industrial pero su masa gaseosa se apegaba al lecho del rio. Hecho perfectamente visualizado por nueso remero sin necesidad de anteojos ni sextante.
Esquivé la masa de humo a fuer de penetrar en zona de alga japuta apelmazada y fosilizada en arrecife.
Paleé sin cesar.
Cubríme con el impermeable.
Boreas azotaba inmisericorde.
Al fin pasó el jumarraco y en el juncal de barlovento divisé un viejo percherón y una yegua blanca de plomo nuclear.
Unos rayitos tenues entre los ucalixtops iluminaban tan bucólica scaenae.
Parecióme un campamento magiar.
No tomé conscienza de la força impetuosa de l,hábua y transido por la bella stampa así la bolsa stanca para alcanzar la daguerrotípica Holly.
Nunca sabemos cuando va a llegar ésa Ola Perfecta, ése rulo absoluto, ésa Thiorva.
Por más estabilidad y seguridad que alcancemos siempre el hábua nos supera.
Son muchas juerzas en conjunción.
Inútil sustraerse.
Como a jinetero sobre res de rodeo, el lomo de la Ola Perfecta nos zarandea si no entramos en su divertidísimo desliz.
El pellejo del hábua denotaba escalofriantes sifones.
Comencé a disfrutarla.
En el cabo onde la muchiachia leía el liborio no había sodio.
Sodio no, miento.
Había un liborio junto a un peñasco cuyo título páije que albionaba:
The Absolute Wave.

15 comentarios:

Eulalio Abollinaire dijo...

aluego commento, cahora no puedo

Eulalio Abollinaire dijo...

Es que primero he visto los afotos, comprobando que el gris del otoño va diegango por toda la cavecania

Eulalio Abollinaire dijo...

No vistol bigdro, que he de manducar y partir al lavoro

Eulalio Abollinaire dijo...

Perosque luego menganchao a leer el texto, y ma dejao sin palabras

Eulalio Abollinaire dijo...

Reflexiono y commento, vaya

Eulalio Abollinaire dijo...

Sólo con el palabro hoyezno, este buhtto hammo del Blaki me deja ya acohonao por lo que puá venir después

Vladimir Mantero dijo...

Ya está puesto en El Narroblog el cartel de la nueva función de Al-Mãridí...

viva

viva

viva...

Glóbóholo el Miércoles



Al-Maridí...!!!

Mow dijo...

Asombradostoy ante el nuevo introito de Vladimir, que me he leído dos veces por su impresionante calidad y conductismo embriagador.

Esto lo puse antes, pero como es verdad, lo repito.

Mow dijo...

Vídeo intenso, pródigo en narraciones y explicaciones, aunque no tantas como el texto.
Asistimos a momento zíngaro, vuelo de ave y hasta hay tiempo para que te sirvan un cocktail en medio del agua, como en las piscinas de los resorts de lujo.

Mow dijo...

Menuda narración, mozo. Impresionante. Nivel alfa centauro.
Es que el vídeo no le hace juego. Incluso ves y vives más la experiencia sólo con el prolijo relato.
Eso es sinestesia literato-sensitiva-emocional de altos e inconmensurables vuelos.

Mow dijo...

A algunos nos llegan muy de vez en cuando breves momentos de inspiración. Lo tuyo es prolongado, o mejor permanente. ¡Quénvidia!.
Chasgracias por el emocionante ratito.
Voy a seguir currando.

Vladimir Mantero dijo...

ahhaahah

jajajajaaaa

nuchias gracias polo que me toca..!!!

Tengo más fantasía que el Oso Fantasioso

Habbo dijo...

maadre Vladi!!! que oleaje, no te imagino un día así en el mar o seguro que si...

Vladimir Mantero dijo...

Hoy es el dia Hoyezno x Eulaliomásia.

Bial sidión.

Hastarnúo.

Sha dijo...

la bhuta maquina de ecribir eso es lo que eres,
que maravilla de relato
mancantao