domingo, 25 de septiembre de 2011

Mnavegâmçia 317 - Glaciar Oceánico Interior


Sin deseos de alarde me atrevería a cognominar de Argonáutica ésta nuá mnav.


¿Se escuenderá el Vellotino del Loro en la cortada mistonga?
¿Qué specie de sierpe custodiará sus áureas gedejas?

45 millas náuticas vienen a ser 84 kms.
Por ahí le andará...
Titánica mnavegâmçia ande lards háyga, iniciada en la gélida nocturnidad de la madrugada.
Nimbos atormentados, cúmulos amenazantes, oleaje vertical y paredes carpetovetónicas de acantilados afilados como el cuchillo tabular.
Travesía alángica de cabo a rabo:
Zarpe en Puerto Cavecano y diegada a Rabo Hornachial en una dura y no por esperada menos helada madiana de setembro. Inenarrable peripecia opositora a inclusión en el párrafo de gestas del Liber Gaeioumbari.


Un Lorenzo tibio a éso de las 8 horas nos permite surfear por unos minutos ante la mole pétrea, zaherirnos de sus afilados garfios inaccesibles y relajarnos de una hoja de la gran ruta trazada por el buril del mismísimo Neptuno versión pantano mistérico u órfico.







Atraque de la naos Cruiser y Motion en Rabo Hornachial, orilla oceánica habuosa interior más cercana a la mítica población mozárabe.
Una encina seca hendida ondea cárdena en la luz de la alborada.
Aún queda volver, tan sublime y arriesgadamente xtremo como diegar.

Objetivo alcanzado.
Una Ínsula Cavecana próxima a puerto será el lugar elegido para un banquete digno de Dionisio y Baco aunados. Un alcornoche de vivos ramajes verdes en su mitad troncocónica hendida señaliza la altura de la crecida hábuica.

MERETRIZ APERITIVO:

Cangrejos Intrusos ao vivo
Espárragos Insulares
Atún Salsa perdiz lata reonda 250 mogras
Güeva de Zelacanto - lata oval 150 grs. escurridos
Chorizo Regio - 1 vela de 2733 kilocaloridas
Litrona Can-Cerbeza très gelèe
Petaca Vinate blanco nafarroa
Cigarrido, recojer desperdicios y como dios pintó a perico.



video

2 comentarios:

Tito Ba dijo...

ésta MNAV. fue un pasote.


La de millas náuticas que recorrimos...

No me lo puó de crer

Pedro Arruebo dijo...

Res ipsa loquitur.